Aves

Cómo preparar un hogar para tu loro

Los loros son aves altamente inteligentes y pueden ser mascotas maravillosas, pero hay algunas cosas que debes saber sobre ellos y sus requerimientos de cuidado antes de tomar la decisión de adquirir uno.

Los loros son aves altamente inteligentes y pueden ser mascotas maravillosas, pero hay algunas cosas que debes saber sobre ellos y sus requerimientos de cuidado antes de tomar la decisión de adquirir uno.

Primero, los loros son salvajes por naturaleza, no domesticados (como los perros y los gatos), así que conservan muchos comportamientos e instintos de sus primos en su estado salvaje. Luego, los loros no son todos de la misma especie, por lo que tendrás que aprender las cualidades de tu especie particular de loro al adquirir uno.

Por último, los loros viven mucho más que la mayoría de las demás mascotas: los loros más pequeños (las cacatúas ninfas o los periquitos) pueden vivir de 20 a 30 años, mientras que las especies más grandes (los guacamayos, las amazonas o las cacatúas) pueden vivir hasta los 60 u 80 años de edad.

Preparar un hogar para tu loro

1- Consigue una jaula adecuada. Las jaulas cuadradas o rectangulares son más apropiadas para los loros; se sienten inseguros en jaulas redondas que no tengan esquinas. Asegúrate de que la jaula sea lo suficientemente grande como para que el loro pueda trepar y moverse con comodidad. Las jaulas deben tener suficiente espacio para perchas, juguetes, tazones de comida, tazones de agua y áreas de descanso. Elige el tamaño de la jaula para tu loro con base en el tamaño de tu loro:
  • Un mínimo de aproximadamente 60 x 60 x 60 cm (24 x 24 x 24 pulgadas) para loros más pequeños
  • Un mínimo de aproximadamente 1,5 m (5 pies) de ancho x 2 m (6 pies) de alto x 1 m (3,5 pies) de largo para loros más grandes
  • Espaciado de las barras: 1,2 cm (0,5 pulgadas) para loros más pequeños
  • Espaciado de las barras: 10 cm (4 pulgadas) para loros más grandes
2- Coloca la jaula en una habitación en donde el loro pueda interactuar. Los loros son criaturas sociables. En su estado salvaje, permanecen con una bandada y mantienen un contacto constante con sus compañeros. Si se les mantiene aislados, pueden desarrollar ansiedad por separación. A los loros les gusta estar en habitaciones en donde su bandada de humanos pase el tiempo.
  • Si tienes otras mascotas, debes mantener la jaula de tu loro en una habitación que pueda cerrarse cuando no estés en casa. Asegúrate de supervisar a tus demás mascotas en presencia del loro y mantenlas fuera de la habitación si le ocasionan estrés.

3- Mantén la temperatura constante. Las aves pueden tolerar un gran rango de temperaturas, pero la temperatura ideal para tu loro es entre los 18 y los 30 °C (65 a 85 °F). Evita dejar a tu loro en una habitación fría o bajar la temperatura durante la noche en el invierno. Las temperaturas por debajo de 4,5 °C (40 °F) pueden ser peligrosas para las aves, sobre todo para las delgadas. Las aves más rollizas pueden desarrollar estrés térmico en temperaturas por encima de los 30 °C (85 °F). Si debes mantener a tu loro en temperaturas más altas, asegúrate de que haya suficiente circulación de aire.

4- Coloca a tu nuevo loro en su jaula por primera vez. Primero, cierra tus puertas y ventanas en caso de que ocurra lo peor. Luego, tienes que determinar cuán amistoso o agresivo es tu nuevo loro. Abre la jaula transportadora y acerca lentamente tu mano hacia el loro. Si no reacciona mucho, puedes continuar moviendo tu mano hacia él pero, si abre su pico y trata de morder tu mano agresivamente, tendrás que usar el segundo método aquí descrito.

  • Para un loro no agresivo, continúa moviendo tu mano hacia él y apunta tus dedos (o tu brazo, en el caso de un loro grande) en dirección perpendicular a sus pies y ligeramente sobre ellos. Si ya lo han entrenado para que se suba a tu mano, puedes decir “súbete” y saltará sobre tus dedos (o brazo). Sácalo lentamente de la jaula transportadora y llévalo a la jaula. Posiciona al loro de forma que la percha de la jaula esté paralela a tu mano y ligeramente sobre sus pies. Debe subirse a la percha y puedes cerrar la puerta de la jaula y dejar que se adapte a su nuevo hogar por un tiempo.
  • Para un loro agresivo o uno que no sepa subirse a tu mano, tendrás que sujetarlo para llevarlo a su jaula. Esto no afectará tu relación con él; el loro superará esto. Sin embargo, debes asegurarte de hacerlo rápidamente y no soltarlo. Si vuela alrededor de la habitación, su miedo se intensificará y será más difícil atraparlo. Idealmente, debes usar tus manos pero, si tienes miedo, puedes usar guantes delgados de cuero o una toalla. Trata de sujetarlo por el cuello justo debajo de la cabeza (esto no solo es más seguro para que no te muerda sino que también restringe menos el flujo de aire que sujetarlo por la barriga). Independientemente de cómo lo sujetes, llévalo rápidamente a la jaula sin soltarlo.
  • Independientemente del método que uses para meterlo en la jaula, dale un poco de espacio por un tiempo. Es probable que coma y beba menos de lo normal durante unos días pero asegúrate de que tenga acceso a alimentos conocidos y agua. Dale un poco de tiempo para calmarse y adaptarse a su nuevo hogar antes de interactuar demasiado con él.

Tomado de: http://es.wikihow.com/cuidar-a-un-loro

About the author

Lili María Lapenna

Amante y protectora de los animales.

Add Comment

Click here to post a comment

Amomascota Radio – Señal en Vivo